Este mes hemos querido tratar el tema del desarrollo personal con Alejandro de Otero, Alumni de la promoción del 2015 de SEK-El Castillo, quien, en los años que lleva fuera del colegio, sabe lo que es luchar por lo que quiere sin rendirse, desarrollándose como estudiante, amante del fútbol y persona.

Alejandro ¿Qué recuerdos tienes de tu paso por SEK-El Castillo?

Estudié desde 3º de la ESO hasta 2º de Bachillerato (Bachillerato internacional). En general tengo muy buenos recuerdos de mi paso por el colegio. Pasé muy buenos años ahí, hice muy buenas relaciones y grandes amigos.

¿Cuál ha sido tu trayectoria desde que terminaste el colegio?

A pesar de que cursé el IB nunca me había planteado estudiar fuera de España, por lo que me inscribí en ADE y Derecho en Madrid. No duré mucho y pronto me di cuenta de que eso no era lo que estaba buscando, así que pocos meses después busqué opciones para continuar mis estudios en otro sitio y seguir con mi gran pasión, el fútbol.

Un compañero de equipo me habló sobre las oportunidades que las universidades americanas proporcionan a los estudiantes-jugadores y me decidí a dar el paso de irme a Estados Unidos. Gracias a la ayuda y asesoramiento de una agencia conseguí una gran oportunidad para estudiar fuera, a través de una beca académica y deportiva en CBU en Memphis, Tennessee.

Las expectativas con las que me fui eran muy altas seguramente, en relación con lo que me iba a encontrar, y al tener que afrontar la realidad de estar en una universidad pequeña, y más importante alejado de mi país, de mi familia y de mis amigos supuso un gran shock. Pero no nos vamos a engañar, todo ello lo habría podido sobrellevar más fácilmente si lo ´único´ que me importaba hubiese funcionado (el fútbol), pero no fue el caso. Fui en busca de una oportunidad que nunca se me dio, por lo que no tuve más remedio que buscar una alternativa, porque yo estaba decidido a luchar por un sitio. Así que busqué otras opciones, esta vez por mi cuenta, donde estudiar en Estados Unidos.

Después de mandar muchos emails a entrenadores de otras universidades mostrando mi interés por estudiar y jugar allí, uno se interesó y conseguí firmar por mi nueva universidad a una semana de empezar la pre-temporada con ellos.

Iba a empezar el tercer curso, en mi tercera universidad, en una tercera ciudad diferente. Mi nuevo destino era la universidad de Queens College, en Nueva York. Vivir en Nueva York es una gran experiencia, llevo año y medio aquí y estoy muy agradecido por lo que estoy viviendo, sobre todo por la gente con la que convivo, de mi equipo, universidad, etc. que me han tratado como a uno más desde el primer día y me han ayudado a adaptarme mucho más fácilmente.

Este mes estamos hablando sobre Desarrollo Personal, ¿Qué importancia tienen estas palabras para ti?

Cuando acabé la universidad, no me llenaban las cosas que hacía, tuve una sensación de vacío. Por eso tuve la necesidad de irme, para dar un cambio radical. Algo que tuvo también muchísima importancia para mí fue un libro que me regaló mi madre hace dos años “siete hábitos de la gente altamente efectiva”, no sé cuántas veces lo he leído. Desde entonces he trabajado mucho sobre mí, intentando cambiar mi mentalidad ya que antes creo que tenía una mentalidad más pesimista y cualquier cosa negativa que me pasaba lo sentía como un fracaso en vez de como un incentivo para mejorar. Es un libro que me ha servido muchísimo para cambiar de mentalidad y para mejorar constantemente.

En tu opinión, ¿Qué relación tiene el desarrollo personal y el conocimiento de uno mismo?

Por supuesto, van de la mano, una cosa lleva a la otra, cuanto más te conoces a ti mismo, mejor consigues desarrollarte personalmente. Se trata de darse cuenta de cosas que no necesitamos, como por ejemplo el buscar que otra gente nos valide, buscar la aprobación de los demás en lo que hacemos, etc creo que es importante tomar conciencia sobre ello.

Con esto del desarrollo personal, cuando salimos al mundo exterior es como si lleváramos una máscara, como si nos intentáramos proteger de lo que piensen los demás y esconder nuestros miedos, y yo creo que cuando afrontas lo que eres, lo que te puede dar miedo y te da igual si alguien piensa lo que sea sobre ti, es cuando ganas mucho poder sobre ti mismo y eso se consigue a través del conocimiento de uno mismo y lleva al desarrollo de la persona.

¿En tu caso ha sido de forma interna o también ha habido cosas externas que te han ayudado a desarrollarte, como ese libro?

Es una mezcla de las dos, el libro es lo que me ha hecho cambiar de paradigma, pero también se necesita mucho trabajo interno, tiempo para intentar distanciarse de lo que nos rodea, para conocernos a nosotros mismos. Es un periodo difícil de perdernos para encontrarnos y tomar conciencia de nosotros mismos, para vivir la vida que quieres vivir y no la que otros quieren que vivas porque si no es muy fácil dejarse llevar por las presiones, influencias, etc y acabar haciendo algo que no te gusta. Con el conocimiento de nosotros mismos podemos ser capaces de saber lo que realmente nos gusta e ir a por ello para vivir una vida de la que realmente estemos orgullosos.