Este mes, os presentamos a Cristina de Hoyos, Alumni de SEK-El Castillo y SEK-Dublin de la promoción del 2004.

¿De qué año a qué año estuviste en SEK y qué cursos hiciste? 

Llegué al colegio en primero de EGB en el año 1992, cuando Javier Presol era jefe de estudios de EGB, y cursé todo primaria, secundaria y bachillerato, acabando en el 2004.

¿Qué recuerdos tienes de tu paso por el colegio?

Muchos y variados. Recuerdo mucho la clase de 1º de EGB, mi primer año en el colegio, y la cantidad de cosas que aprendí. Vi Mercurio por primera vez rodando por el suelo de la clase mientras lo tocábamos (cuando aún no estaba prohibido), y me acuerdo del proyecto de dinosaurios que hicimos a lo largo del curso. Tengo buenos recuerdo de todos los viajes de fin de curso, no me perdí ninguno (Gredos, Cazorla, Doñana, Port Aventura, alguna semana blanca en Astun). Tengo muy gratos y memorables recuerdos de mi año en SEK-Dublin, la cantidad de amigos que hice y lo bien que me vino para aprender inglés, el cual pongo en práctica en mi profesión cada día.

¿Cuál ha sido tu trayectoria desde que terminaste el colegio?

Tras examinarme de selectividad, y con el IB aprobado, entré en la Universidad Autónoma de Madrid para cursar la carrera de medicina que acabé en 2010. Tras ello me presenté al MIR, que aprobé con buen número, lo que me permitió elegir plaza para la especialidad que deseaba, dermatología, pero tuve que irme a Valladolid a realizar la residencia ya que, aun teniendo buen número, la dermatología es desde hace unos años una de las especialidades más codiciadas y en Madrid se acabó muy pocos números antes de que me tocara elegir. En el Hospital Clínico Universitario de Valladolid realicé mi formación como dermatóloga que terminé en 2015, junto con un Máster en Dermatología Estética que pude cursar durante el último año de residencia. Y desde que acabé hasta hoy, he desempeñado mi especialidad de dermatología en el ámbito de la medicina privada, donde además de ver pacientes en el contexto de la dermatología clínica, también desarrollo mi actividad en el campo de la dermatología estética y del trasplante capilar.

¿Qué te hizo estudiar lo que has estudiado y ser lo que eres hoy en día?

Mi padre es médico. Su pasión por la medicina me contagió desde muy pequeña, pero no tuve claro qué especialidad elegir hasta que no acabé la carrera. Por supuesto he de decir que sin la preparación recibida a lo largo de todos los años que estuve en el SEK, todo este camino hubiera sido más complicado. Los conocimientos adquiridos, el apoyo de los profesores y los idiomas que aprendí me ayudaron mucho en el camino.