Tuvimos la oportunidad de conocer a Julia Esteban en un encuentro Alumni con su promoción. Pudimos comprobar el cariño que tiene al colegio y a sus compañeros, y este mes podemos saber más sobre su desarrollo profesional tras su paso por SEK.

¿De qué año a qué año estuviste en SEK y qué cursos hiciste?
Entré a formar parte de SEK con 4 añitos, en el año 1968. Cursé párvulos, 1º, 2º y 3º de EGB en el centro de la calle Atocha, de 4º a 7º de EGB en el centro de la calle Santa Isabel y de 8º de EGB hasta COU en el centro de San Ildefonso donde acabé con 17 años, promoción del 82.
Han sido muchos años de colegio, donde he vivido grandes momentos.

¿Qué recuerdos tienes de tu paso por el colegio?
Mi paso por SEK fue muy bonito y enriquecedor, recuerdo esos momentos con alegría y añoranza. El colegio me aportó los valores que hoy tengo, me enseñaron gran parte de los conocimientos que con el paso del tiempo he ido ampliando hasta convertirme en lo que hoy en día soy.
A lo largo de toda mi etapa en el colegio he conocido a grandes profesoras/es a los que recuerdo con mucho cariño, y tengo la gran suerte de haber vuelto a ver estos últimos años. De hecho, tengo mucho contacto con mi profesora preferida, Esperanza Robles (profesora de Literatura), es una suerte y un gran placer poder tenerla como amiga.
Qué decir de mis compañeras/os de colegio, nos hemos reunido varias veces y la verdad es como si no hubieran pasado los años, algunas/os de ellos ya forman parte de mi vida en el día a día, seguimos en contacto, nos llamamos, incluso algunos tenemos un grupo de WhatsApp, nos damos los buenos días todos los días, qué más se puede pedir.
El año pasado hicimos una visita al centro de San Ildefonso los que nos pudimos juntar de mi promoción, qué recuerdos ver las clases, el gimnasio, el comedor… mucha nostalgia y alegría.

¿Cuál ha sido tu trayectoria desde que terminaste el colegio?
Desde que dejé el colegio, mi vida profesional me ha llevado por distintos caminos, ampliando conocimientos y tocando sectores muy distintos (logística, alimentación, textil, congresos, etc.), hasta que en 1994 fundé con mi socio la empresa de marketing y publicidad Vees Comunicación, la cual acaba de cumplir 25 años de actividad.

¿Cómo consigue una empresa transformarse y reinventarse para adaptarse a los cambios durante 25 años?
No es fácil ya que requiere mucho esfuerzo y estar siempre atentos a los movimientos del mercado. Si por algo siempre hemos apostado en mi empresa es por la tecnología; tener siempre las últimas herramientas en software y hardware facilita mucho las cosas.
Además, la tecnología también es importante en un mercado tan competitivo y agresivo como el marketing y la publicidad, el estar atentos a todos los cambios que se producen rápidamente, entenderlos y asumirlos.
Otro factor importante en mi empresa es la diversidad, siempre hemos apostado por el servicio; el cliente necesita que se le den soluciones muy distintas y no puedes decir que no haces esto o lo otro; por eso, somos una empresa de servicios plenos de marketing on y off.

¿En qué ha cambiado tu sector hace 25 años y a día de hoy?
Si miramos hace 25 años, lo que se hacía y cómo se hacía para nuestros clientes ha cambiado totalmente. En 1994 ya teníamos teléfonos móviles en la agencia, ordenadores, fax, etc., sin embargo, todo era demasiado analógico.
Sin duda, el gran salto que dio la tecnología en todos los aspectos supuso cambios importantes en los métodos, las horas de trabajo y las facturaciones de estos; todo se empezaba a hacer mucho más rápido y barato.
Otro cambio importante fue el desarrollo de Internet y posteriormente el avance en la web 2.0 con el inicio de las redes sociales.
El marketing giró de “off” a “on“ en pocos años y había que estar ahí; sobre todo porque si sabes de marketing te será mucho más fácil saber e implementar para los clientes el marketing digital.
Como suelo decir «o te aclimatas, o te aclimueres», simplemente es la adaptación de las especies como diría Darwin.
El marketing está en constante evolución, nuevas formas, nuevas herramientas, pero lo que te mantiene en la brecha es el conocimiento, la experiencia y el servicio.