Este mes queremos hablar sobre un tema interesante para todos ya que a lo largo de la vida todos vivimos y debemos pasar por cambios, tanto en la etapa académica, profesional y personal.

Para hablar sobre CAMBIOS, hemos hablado con Cristina Soriano, Alumni de SEK-Catalunya, SEK-Ciudalcampo, SEK-Dublin, SEK-Les Alpes y de la UCJC.

Cristina, ya que en tu etapa escolar estudiaste en varios de los colegios SEK ¿Cómo fue para ti cambiar de colegio y que te aporto cada cambio?
Mi primer cambio fue de SEK-Catalunya a SEK-Ciudalcampo que además de ser un cambio de colegio, fue un cambio de ciudad. Aunque no tengo muchos recuerdos de ese primer cambio ya que fue cuando yo tenía solo 4 años, en 1999.
Mi siguiente cambio llegó en septiembre de 2007, cuando se me presentó la oportunidad de ir un cuatrimestre al SEK-Dublin, yo tenía 11 años y quizás no era consciente de lo que un cambio, de país incluido, suponía. Los cambios asustan, sin embargo, a mi me podía la ilusión y las ganas de vivir una nueva experiencia como la que se me estaba ofreciendo, de tal forma que al año siguiente, en septiembre de 2008 mis padres me permitieron volver, esta vez el año académico completo. Esa experiencia para mi fue única, y me ayudó a crecer personalmente, poder aprender a convivir con una familia local y adaptarme a su vida y a la convivencia con ellos desde tan joven, separándome de mi familia y amigos de Madrid y creando un nuevo vínculo emocional con un país y gente nueva, considero que ha hecho que hoy en día sea más abierta de mente y con más predisposición a los cambios y aventurarme a ellos.
A la vuelta de Irlanda, me surgió la oportunidad de ir 6 meses a SEK-Les Alpes y sin dudarlo acepté, he de agradecer a mis padres que siempre me han apoyado a la hora de realizar estos cambios y me han incentivado a que viva estas experiencias de la mano del colegio. De esta última experiencia aprendí sobretodo autonomía, y la capacidad de organizarme por mi cuenta con tan solo 14 años, además, poder convivir con gente de mi misma edad creo que es una experiencia que te abre la mente y construye muchas habilidades como la resolución de conflictos y la empatía.

¿Qué recuerdos tienes de tu paso por cada uno de los colegios?
Como he comentado anteriormente, de mi paso por el SEK-Catalunya apenas tengo recuerdos, sin embargo, gracias al SEK-Dublin he podido coincidir con compañeros de mi edad con los que, aunque no lo recordemos, coincidimos en la misma clase y eso siempre que lo he hablado con mis compañeros ha sido un momento especial.
De SEK-Dublin me llevo los dos mejores cursos de mi recorrido escolar, ya que para mi fue una experiencia única e irrepetible, tanto por la gente a la que conocí, con la cual sigo hoy en día en contacto con bastantes de ellos, como por la experiencia en si misma de vivir con otra familia, con la que también estoy en contacto a día de hoy y esperamos vernos este Septiembre, aprender inglés y crear un vínculo con otra cultura, hoy en día para mi, mi pequeño Kilcoole es mi segundo hogar. De SEK-Les Alpes me llevo sobretodo haber podido aprender a esquiar a la vez que reforzaba un tercer idioma, el francés, recuerdo esa época cómo una especie de “sueño”, rodeada de mis mejores amigos en la montaña y siendo una pequeña familia. Estoy muy agradecida y orgullosa de haber podido vivir todas estas experiencias que a día de hoy me han hecho ser la persona que soy.
Por supuesto, el colegio donde más años he estado y que me ha visto crecer ha sido SEK-Ciudalcampo, donde he vivido los mejores años de mi vida, y he conocido a la mayoría de mis amigos, algunos incluso desde los 3 años que ya pasan a ser casi familia. Es maravilloso ver como pasan los años y seguimos juntos, y reviviendo lo que hemos pasado gracias al SEK. Además, tuve la oportunidad de realizar mis prácticas del Grado en SEK-Ciudalcampo, dónde pude coincidir con mis profesores pero ahora desde su mismo lado, y seguía sintiéndome arropada y en casa como siempre. Del SEK-Ciudalcampo me llevo mis valores, mis mejores recuerdos y sobretodo agradecimiento.

Después estudiaste psicología en la UCJC, ¿Qué cambios notaste del colegio a la Universidad?
La Universidad y el colegio son totalmente diferentes, pero aún así se nota que la esencia SEK continúa en la UCJC, y eso me hacía sentirme como en casa.
Los principales cambios que noté fueron a la hora de las clases, a pesar de tener clases reducidas y cercanía con los profesores para cualquier tipo de duda o tutorías, noté mucha libertad, lo cual se agradecía. El cambio más duro para mi del colegio a la universidad fueron los exámenes. Este cambio fue bastante complicado al principio, pero a la larga he aprendido habilidades para realizar otro tipo de exámenes y estudiar de una manera más dinámica y concisa.

¿Cuál ha sido tu trayectoria desde que terminaste la Universidad?
Una vez terminé el Grado en Psicología, comencé a trabajar en el área de RR.HH, en una consultora, mientras curso el Máster Habilitante de Psicología General Sanitaria los fines de semana para poder compatibilizar un empleo a la vez que finalizo los estudios. Empezar en RR.HH también ha sido un gran cambio para mi, ya que no tenía mucho conocimiento sobre ello y ha supuesto un reto, sin embargo, ahora siento que he aprendido no solo acerca del mundo laboral, si no también de cómo funciona el propio mundo de los RR.HH, pudiendo tener esa puerta abierta para un futuro.
Actualmente, me encuentro realizando las prácticas del máster en una Clínica de Psicología, donde imparto seminarios cada dos semanas y he comenzado a tener pacientes propios. Esta nueva etapa considero que es el cambio más grande hasta ahora de mi carrera laboral ya que me está enseñando muchas cosas de mí misma que desconocía y estoy creciendo cada día tanto laboral como personalmente.

Por tu experiencia académica y profesional, ¿Qué beneficios tienen los cambios para ti? ¿y la continuidad/ estabilidad profesional?
Considero que los cambios, aunque siempre asustan y es normal, a la larga son beneficiosos ya que aportan cosas positivas a tu vida, principalmente que siempre aprendes de ellos, incluso si el cambio es a peor, aprendes a adaptarte, a conocerte, descubriendo quizás características de tu personalidad que no sabías que tenías o adquiriendo nuevas habilidades de afrontamiento y a cómo crecer desde esa nueva etapa a la que estás enfrentándote, además, ayudan a abrir tu mente y a ser una persona flexible.
Por otro lado, una estabilidad te da una seguridad, un respaldo de que tu vida va a continuar de la misma manera y evitas esa sensación vertiginosa que producen los cambios, pero a la larga, esa estabilidad puede convertirse en monótona, llegando incluso a ser aburrida o agobiante porque no produce nuevas sensaciones.
Desde mi punto de vista, y basándome en mis experiencias hasta ahora, lo ideal sería encontrar una estabilidad que te permitiera a largo plazo incorporar algún tipo de cambio, por ejemplo, un trabajo que te permita viajar o que puedas rotar y conocer diferentes áreas de tu disciplina, o en el que puedas ser creativo a la hora de realizar tu trabajo, pudiendo salir de la zona de confort y experimentando esa sensación del cambio.