Este mes hablamos con Antón Cruces, director de TV y escritor, sobre su paso por el colegio SEK-Atlántico, su desarrollo profesional en los diferentes medios de comunicación y lo que cada uno le ha aportado personal y profesionalmente.

¿De qué año a que año estuviste en SEK-Atlántico y que cursos hiciste?

Pertenezco a la primera promoción del SEK-Atlántico. Fuimos los primeros del colegio, siempre los mayores. Fue toda una experiencia.

¿Qué recuerdos tienes de tu paso por el colegio?

Los mejores. Entre los alumnos de aquellos años se ha forjado una relación duradera. Intentamos vernos una vez al año para mantener vivo el espíritu de nuestra promoción y aunque no siempre es fácil de momento lo hemos conseguido. ¡Y eso que de nuestra salida del colegio hace ya 25 años! Tengo proyectos con algunos de ellos, otro compañero es el padrino de mis hijos y otra me ayuda con los textos de mis libros. 100% SEK como ves. Para mí somos como primos que nos queremos mucho y nos vemos cuando la vida nos deja.

¿Cuál ha sido tu trayectoria desde que terminaste el colegio?

Estudié Periodismo en la UEM y ahora dirijo programas de televisión en Galicia, mi tierra. Además acabo de publicar mi primera novela que se titula «Desahuciando a Superman». Ha sido un largo camino para encontrar mi lugar, pero ahí estamos, peleando con mucha ilusión.

Este mes hablamos sobre información y a través de tu experiencia nos gustaría saber, ¿Cuál crees que es la mejor forma de estar bien informados?

Leer mucho. Para así poder formar un criterio que nos permita discernir lo importante de lo accesorio. Cada medio tiene una línea editorial muy marcada y es necesario formarse ese criterio para diferenciar verdad de manipulación. Cada día es más complicado a pesar de los medios que existen. A más medios más información, pero también más ruido. El reto hoy por hoy es filtrar.

¿Qué te han aportado cada uno de los medios de información/ comunicación en los que has trabajado (televisión, radio, prensa, etc)?

Son todos muy distintos. Estoy más cómodo en la televisión, en programas de entretenimiento, pero la verdad es que aunque en su día hice mis pinitos, tengo clavada la espina de la radio.