"Los recuerdos en general son muy buenos: grandes amigos, un buen ambiente, buenos profesores, actividades enriquecedoras, etc."

He estudiado toda mi vida en el SEK Catalunya. Empecé a los 3 años y terminé con 18. No recuerdo demasiadas cosas de infantil y primaria, pero sí de la ESO y el bachillerato. Los recuerdos en general son muy buenos: grandes amigos, un buen ambiente, buenos profesores, actividades enriquecedoras, etc. Aunque no todo era perfecto, véase el uniforme.

No sé si la educación recibida fue mejor o peor que la de otros institutos pues no he ido a otros, aun así sé que fue suficiente para prepararme adecuadamente para la vida después del colegio y para tener un buen desempeño universitario.

Lo mejor que me ha brindado la institución han sido grandes tutores que me han acompañado durante toda mi educación. Recuerdo con especial cariño los tutores de los últimos años: Cristina Díaz, Abraham Bolaino y Patxi Perales. Todos ellos me ayudaron en los momentos difíciles, me acompañaron en los buenos y me guiaron en la toma de muchas decisiones. Les estoy muy agradecido.

Las instituciones las hacen las personas y en el SEK Catalunya encontré grandes amigos i profesores. A día de hoy vuelvo a formar parte de esta institución, esta vez como docente. Las cosas se ven muy distintas des del otro lado del aula.